Autoestima

Autoestima

¿Qué es el autoconcepto?

El autoconcepto es todo aquello que conocemos sobre nosotros mismos. Es como cada uno se define en todos los aspectos posibles. Lo que sabemos sobre como funciona nuestra mente, cuáles son nuestros valores, como nos relacionamos con los demás, como nos vemos físicamente o hasta donde llegan nuestras capacidades. En resumidas cuentas, es quienes somos o quienes pensamos que somos.

¿Qué es la autoestima?

La autoestima es lo que sentimos cuando pensamos en nosotros mismos, en quienes somos. Es el valor que nos damos a nosotros y por tanto a nuestro autoconcepto.

La autoestima se crea al comparar nuestro autoconcepto, con quienes querríamos ser (el yo ideal).

Si tenemos un yo ideal muy distante a quienes somos, acabaremos sintiendo que no valemos lo suficiente y tendremos una baja autoestima.

En cambio, si tenemos un yo real más cercano al yo ideal, tendremos una mejor autoestima. Por ello, el primer paso para trabajar tu autoestima sería definir tu autoconcepto y después tu yo ideal.

La manera que yo os propongo de encontrar el yo ideal, es intentar analizar tu autocrítica. Cuando sepas en qué te criticas, vas a poder este contraste entre lo que crees que eres y lo que crees que deberías ser (yo ideal).

¿Dónde nace nuestra autoestima?

La autoestima nace de nuestra historia. Para empezar a analizarla te aconsejo que revises tu historia. Para ello te dejo unas preguntas de guía.

  • ¿Qué mensajes he recibido en mi infancia?
  • ¿ Qué valoraban y qué criticaban mis amistades en la adolescencia?
  • ¿ A qué personas he admirado y por qué? ¿Me parezco a ellas?
  • ¿ A qué personas he tenido a mi lado?
  • ¿Por qué he sentido vergüenza?
  • ¿Cómo se valora la gente de mi alrededor? Es en base a la imagen, a los logros académicos, a la cantidad de amigos que tienen…

¿Cómo sanar nuestra autoestima?

Probablemente, la pregunta más importante a hacerse después de todo esto es que me creo yo de todos estos mensajes. Esta pregunta debemos hacérnosla siendo muy honestos con nosotros mismos. Dejar de creernos algunos mensajes que nos han mandado, por no ser ciertos o no ser ciertos en la actualidad es una parte importante del cambio.

La segunda pregunta importante es a qué decido darle valor. Tal vez necesitas reorganizar qué es lo más importante para tí. La forma de dar valorar a alguien que tiene la sociedad y tu entorno no tiene por qué ser el mismo que el tuyo.

Una vez vayas quitando capas a tu autoestima y encuentres ya una autoestima más realista, también es interesante plantearte, de las cosas que no te gustan de ti mismo y que crees que son importantes, cuáles quieres trabajar. Una vez identificadas ve a por ellas.

Estas son algunas pautas generales para que puedas entenderte más a ti mismo y puedas empezar a trabajar tu autoestima. Si sientes que tienes una baja autoestima, probablemente necesites de lecturas extensas o de un trabajo terapéutico para entender mejor lo qué te sucede.

¿Debería ir a terapia?

Como la mayoría de preguntas, la respuesta es depende. Si tus problemas de autoestima te están empezando a limitar en tu día a día y te llevan a no atreverte a hacer cosas que te apetecen, probablemente te pueda ser muy beneficioso tratarlo.